7 ciudades europeas para salir de fiesta que debes visitar

Hay muchas razones para elegir nuestro destino de vacaciones, y una de ellas, especialmente entre la gente joven, es la fiesta. Una ciudad puede ser muy bonita, tener grandes atractivos culturales y una historia fascinante, pero si no podemos disfrutar de su vida nocturna probablemente pierda algo de atractivo frente a otras ciudades con más marcha cuando se pone el sol. Vamos a hacer un breve recorrido por las capitales europeas de la fiesta, esas ciudades que valen la pena tanto de día como de noche.

Ciudades con fiesta nocturna en Europa

Barcelona

Sin duda esta ciudad es todo un referente a nivel europeo en cuanto a ocio nocturno. En la ciudad condal encontramos conciertos semanalmente, así como discotecas y clubs de todos los ambientes en los que disfrutar de la noche hasta caer rendidos. Una de las zonas de referencia en Barcelona es el puerto, cuyas discotecas se caracterizan por conjugar ritmo, diversión y un toque de sofisticación. Además, la amplia oferta de restaurantes que lo pueblan hacen de este rincón de la ciudad uno de los más atractivos y apetecibles.

Dublín

La capital irlandesa es una de las ciudades que combina la tradición de los históricos pubs que le dan su fama a Irlanda con discotecas y clubs para disfrutar de una noche actual, siempre a la última. Temple Bar es la zona de fiesta por excelencia, con turistas que llegan de toda Europa buscando una noche sin fin. La fiesta empieza antes que en otras ciudades, pero en muchos sitios acaba sobre las 3.

Ámsterdam




Holanda no podía faltar en este tour por las noches de Europa, y aunque ciudades como Rotterdam han hecho méritos para aparecer nos quedamos con Ámsterdam. Coffee Shops y Barrio Rojo al margen, tenemos discotecas para todo tipo de públicos, desde los amantes del house y el tecno hasta la música más comercial. La Plaza Dam es el punto de partida ideal para una noche de fiesta en la capital holandesa.

Budapest

¿Alguna vez has oído hablar de los ruin bars? Son edificios antiguos en el centro de Budapest que combinan exposiciones, teatro y conciertos en vivo para disfrutar de una de las noches más famosas de Europa. Después de uno de estos eventos puedes continuar la noche en una de las muchas discotecas a orillas del Danubio y no hay nada como acabar en sus famosas termas para relajarnos antes de volver al hotel a descansar.

Praga

Otra interesante ciudad con una extensa oferta de ocio nocturno, que va desde las discotecas de moda, los peculiares bares de la capital checa, sus históricos cabarets o los clubs de jazz con música en directo cada noche. Hay tres puntos emblemáticos de la noche de Praga: la Plaza Wenceslao, la Plaza de la Ciudad Vieja (Stare Mesto) y los alrededores del Puente de Carlos, donde llama la atención el Karlovy Lazne, una de las macrodiscotecas más grandes de Europa.

Manchester

Cuna de la cultura rave, Oasis, The Smiths, Joy Division o New Order empezaron su carrera en la noche de la fría Manchester. Uno de los puntos a favor de esta ciudad con una gran presencia de universitarios es que podemos disfrutar de su noche hasta el amanecer, mientras otras ciudades británicas como la propia Londres bajan la persiana cuando la noche es joven. Las entradas son baratas, y si al salir el sol aún estás en pie puedes desayunar en el Koffee Pot.

Saint Tropez

Si tus noches de fiesta no tienen presupuesto, Saint Tropez es tu destino ideal. Este enclave de la Costa Azul francesa empezó como un pequeño resort hotelero, pero poco a poco se fue convirtiendo en uno de los lugares preferidos de la clase alta francesa, americana y europea. L'Esquinade es la discoteca más famosa, ideal para acabar una noche que puede empezar con una copa frente al mar.