Yvoire

6 pueblos ideales para perderse en Francia




¿Te gustaría recorrer Francia en tu próximo viaje y descubrir algunos de sus rincones con más encanto? El país galo cuenta con una infinidad de pequeñas localidades, muy bonitas y pintorescas, que merece la pena visitar. Castillos medievales, callejuelas intrincadas, puentes románicos, vistas que te dejarán sin aliento... No cabe duda de que en Francia encontrarás algunos de los paisajes y de los pueblos más bonitos de Europa. Por ello, y como sería imposible nombrarlos a todos, hemos querido elaborar una selección de los 6 pueblos más bonitos de Francia que seguro te enamorarán. ¡Toma nota!

1. Aiguèze

Empezamos nuestro recorrido por los pueblos más bellos de Francia en esta pequeña comuna francesa ubicada en la región de Langeudoc-Rosellón. Se trata de un pintoresco pueblo medieval europeo colgado sobre una cresta rocosa y que ejerce una gran fascinación a todo aquel que recorre sus preciosas callejuelas. No puedes perderte sus fabulosas vistas a las gargantas del Ardèche y visitar su famoso mercado de las flores o su Fiesta del Pan durante los meses de abril y mayo, respectivamente.

2. La Roque-Gageac

Protegido por un espectacular acantilado, La Roque-Gageac es otro de los pueblos con más encanto de Francia. De hecho, es una de las 156 poblaciones que lucen el título de Les plus beaux villages de France (“Los pueblos más bellos de Francia”), un distintivo que reconoce la belleza de la localidad y ensalza su importante patrimonio. La Roque-Gageac se encuentra a orillas del río Dordoña, en la región de Aquitania, y apenas alcanza los 2000 habitantes.

3. Rocamadour

Otro de los pueblos franceses que no puedes perderte es Rocamadour, conocido como ciudad sagrada y lugar destacado de peregrinación. Se encuentra sobre un acantilado calizo, dominando el cañón Alzou, y está rodeado de un impecable entorno salvaje y protegido. Cada año recibe miles y miles de visitantes y peregrinos que acuden a visitar el santuario de la Virgen Negra. El antiguo palacio episcopal, la capilla de Notre-Dame, la basílica Saint-Sauveur, el Museo de Arte Sacro y la cripta de Saint-Amadour, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, son otros de sus grandes atractivos.

4. Évisa

Esta comuna francesa se encuentra en la costa occidental de Córcega y es ideal para una excursión de un día. Se trata de un verdadero paraíso para los amantes del senderismo y de la montaña. El pueblo ofrece una gran cantidad de rutas de larga distancia y una gastronomía digna de degustar: harinas, mermeladas y dulces son sus especialidades.

5. Saint-Émilion

A tan solo 40 kilómetros de Burdeos, una de las ciudades más bonitas de Francia, encontramos Saint-Émilion, convertido en uno de los pueblos vinícolas más bellos de la costa Atlántica. Una verdadera joya medieval rodeada de viñedos y montañas. Desde su Torre del Rey, que data del siglo XIII, podrás contemplar una vista panorámica de su bucólico valle y el río Dordoña.

6. Yvoire

Y finalizamos esta ruta por los pueblos franceses más bellos con Yvoire, un lugar mágico a orillas del lago Lemán. Se encuentra en un enclave envidiable, a 16 kilómetros de Thornon y muy cerca de la frontera con Suiza. Su pasado pesquero es todavía perceptible a día de hoy por sus pequeñas casas de piedra y sus torrecillas. También podrás fotografiar su castillo del siglo XIV y el Jardín de los Cinco Sentidos, que alberga un laberinto y más de cien especies de plantas.

Comentarios

comments