Viajar solo o en pareja (No es lo mismo)

Aquellos que aún no han encontrado el amor o no quieren encontrarlo, pasan el día escuchando y leyendo sobre las ventajas de tener pareja y recibiendo ofertas para comprar los mejores regalos o hacer planes de enamorados. Sin embargo, mucha gente ha optado por la soltería; ser single ya no es una maldición sino una opción que viene cargada de ventajas también a la hora de hacer planes. Hemos recopilado algunos datos para organizar el mejor viaje, tanto si vas de escapada romántica como si en esta ocasión, la aventura es en solitario.

Ventajas y desventajas

Ruta hacia lo perdido

Viajar solo agiliza mucho cualquier trámite. Para empezar, al no tener que tomar decisiones conjuntas, no perderemos el tiempo eligiendo museo, orden de visitas o restaurante. También es más sencillo “caber” en determinados transportes como teleféricos, piraguas o atracciones de los parques de aventuras. Y seamos sinceros, viajar solo elimina el condicionamiento a la hora de conocer gente nueva, ya que con la propia opinión basta para seguir avanzando en una nueva relación de amistad (o lo que surja), que puede perdurar una vez finalizado el viaje. Escoger fechas es mucho más sencillo al no tener que ponerse de acuerdo en los días de vacaciones disponibles, ya que las empresas en las que trabajan uno y otro no siempre dan facilidades para elegir días libres.

Por otra parte, hay planes que son mucho más apetecibles en compañía romántica. Revisar mapas y GPS, vigilar nuestras pertenencias o incluso cargar con ellas es algo para lo que un compañero nunca está de más sino todo lo contrario. De hecho, a veces el equipaje para uno ocupa casi lo mismo que para dos porque hay ciertos elementos que se pueden compartir con la pareja (como cargadores, cosméticos, botiquín, guías de viaje, botellas de agua, etc.) y así organizar mejor el viaje También, si viajamos al extranjero, es posible que entre dos sea más sencillo comprender el idioma.

Destinos tópicos

Ciudades del amor hay más de una, muchas veces gracias a la industria del cine, que puede dotar de magia ciertos parajes. Sin duda alguna París se presta a un viaje romántico de la misma manera que visitar Roma o la Ribera Maya. Nueva York, Egipto o Túnez son otros de los destinos más demandados, por ejemplo, para las lunas de miel. Estos no significa que un soltero no pueda disfrutarlos incluso más, pero precisamente aprovechando el tirón mediático, estas ciudades suelen preparar actividades y zonas que sirvan como marco a las más intensas declaraciones de amor, o dar rienda suelta a la pasión.


Love Lock ~ Paris, France

Por el contrario, destinos muy deseados por los singles o viajeros más independientes son Ámsterdam, donde la fiesta está garantizada, Rodas y Atenas en Grecia, algunas de las Islas Canarias como Fuerteventura, y otras como Malta, fuera de España, donde la noche es muy joven. Yucatán o Nueva Zelanda, son otros de los destinos que invitan a viajar en solitario a aquellos aventureros que disfruten más del senderismo o de los deportes de riesgo, pero también para los que simplemente desean descansar en playas paradisíacas sin nadie que les dé mucha conversación.

Herramientas especializadas

Sin duda alguna, los paquetes para enamorados proliferan por doquier. Sobre todo, desde que las cajas de experiencias se pusieron de moda, es mucho más sencillo organizar un viaje para dos, pero también los propios hoteles especializados ponen a disposición desde su propia web ofertas que incluyen masajes, cenas, pétalos de rosa o baños en spa privados.

Por su parte, los solteros funcionan más rápido con herramientas “todo en uno” en las que pueden seleccionar su viaje perfecto, desde el vuelo que salga más barato en función de fecha y hora, pasando por el alojamiento, que muchas veces es un albergue o casa de vacaciones, ya que la intimidad no es una de las prioridades en estos casos. Obviamente, compartir baño o habitación es más incómodo para una pareja que para un viajero independiente.

Tengas pareja o no, el mejor destino, la mejor herramienta y la mejor compañía es una actitud positiva y muchas ganas de disfrutar. Que la experiencia sea única e inolvidable depende siempre de uno mismo y su predisposición a exprimir cada oportunidad.

Comentarios

comments