Guardar dinero en los viajes

Cómo evitar que los carteristas te roben durante tus viajes

El carterismo es una de las formas más comunes de hurto, sobre todo en épocas vacacionales. Los carteristas son personas que se dedican a merodear los lugares más masificados de la ciudad, buscando víctimas para poder robar ágilmente cualquiera de sus pertenencias. Un buen carterista actúa de forma rápida, sin que su víctima se de cuenta. Por este motivo, es importante seguir una serie de recomendaciones para intentar evitar que los carteristas te roben durante nuestras vacaciones o si vivimos en una gran ciudad.

Consejos para evitar el hurto de carteristas

No hay nada infalible con un carterista. No obstante, siempre se pueden poner pequeños obstáculos que compliquen el delito. De esta forma, te mostramos algunos consejos que te vendrán bien para evitar el hurto de carteristas al viajar:

No lleves todo el dinero en el mismo sitio

Lo mejor es llevar pequeñas cantidades de dinero repartidas al viajar. Esto no evitará en sí el hurto, pero en el caso de que así sea, podrás contar con dinero en efectivo para poder moverte. De otra forma, si dejas todo el dinero en el mismo lugar, y el carterista accede a tu cartera, no podrás contar con efectivo para poder llegar al hotel.

Almacena tus objetos de valor en un bolsillo delantero o secreto

Una de las mejores formas de almacenar tus objetos de valor, es hacerlo en un bolsillo delantero. De esta forma tendrás siempre controladas tus pertenencias. Ten cuidado, debes vigilar que no sobresalgan del bolsillo, pues sería una incitación al carterista. Olvida así el bolsillo trasero, pues es el lugar más vulnerable y accesible.

También puedes usar cinturones de dinero o bolsillos secretos, en el interior de un abrigo, por ejemplo. Ocultar las cosas no supone que no seamos víctimas de un carterista. No obstante, está claro que lo tendrán un poco más complicado.

Evita las aglomeraciones




Como hemos comentado, estos carteristas se mueven por las zonas más concurridas. Intenta evitar, en la medida de lo posible, las aglomeraciones de gente. Hay veces que esto no es posible. Por ejemplo, si tienes que tomar el transporte público. En los casos en los que tengas que entrar en el tumulto, asegúrate de estar agarrando bien tus pertenencias en todo momento.

No cuentes dinero en público

Jamás cuentes dinero en público. Los carteristas son grandes observadores. Merodean buscando una víctima, y esto significa que pueden estar observándote. No cuentes el dinero en la calle, cuéntalo en casa. Además, si quieres dar dinero a algún mendigo o algún músico callejero, mejor hacerlo únicamente si llevas monedas sueltas.

Usa un bolso seguro

En el caso de los bolsos, debes acortar bien el asa para que queda pegado al cuerpo y más agarrado. Coloca tu bolso de manera diagonal sobre tu pecho y no introduzcas objetos de valor en los bolsillos laterales del mismo. Además, nunca salgas de casa con un bolso que no cierra bien.

Ten cuidado con los extraños

En muchas ocasiones, el carterista trabaja en grupo. Unos despistan mientras otros roban. Por este motivo, y para evitar que los carteristas te roben, no te pares a hablar con desconocidos. No importa si te manchan, si te piden indicaciones o si te piden que aguantes unas bolsas. Lo mejor será que en los lugares más concurridos sigas tu camino.

Observar es siempre la mejor arma

Los carteristas siguen a sus víctimas. Por tanto, fíate de tu instinto. Si ves que alguien te sigue desde hace rato, entra en una tienda o restaurante para observar su reacción. Si se espera, es posible que esté interesado en tu cartera.

Hazte con una "cartera anti-asaltantes"

Puedes crear una pequeña trampa para el carterista. Se trata de coger una cartera cualquiera en la que podrás meter algunos papeles, algunas tarjetas caducadas o cupones. Ponla en un lugar fácil, pero no la pongas en el lugar en el que metas tu cartera real.

Comentarios

comments