Te contamos las mejores opciones para transportar tu bicicleta.

Descubre el portabicicletas que mejor se adapta a tu coche

Ya sea por el gusto de pedalear, por el ahorro económico que supone o por sus beneficios en la salud, la bicicleta es una de las mejores opciones a la hora de desplazarse. Es más, cada vez están más de moda los viajes turísticos en biciclo. Por suerte, cada vez hay más ciudades adaptadas para ser visitadas en bicicleta. Si bien es cierto, en ocasiones no se puede realizar todo el trayecto planeado sobre las dos ruedas, por lo que es necesario transportarla, ya sea en el coche, caravana, furgoneta o autobús.

¿Cómo transportar una bicicleta en tu coche?

Lo primero que debes tener en cuenta si quieres viajar con una bicicleta en tu coche, es que debe estar colocada de forma segura. De hecho, es importante que sepas que no transportarla de forma correcta en el interior de tu vehículo, puede ser motivo de multa. Esto se debe a que en caso de accidente, una bicicleta mal colocada puede convertirse en un gran peligro para los ocupantes del vehículo.

La primera opción para transportarla de forma segura, es desmontarla y guardarla en el maletero. Sin embargo, esto supone una gran pérdida de tiempo y de energía. Para evitar estos inconvenientes, nada mejor que adquirir un cómodo portabicicletas en el que colocar a nuestra querida amiga. Estos elementos permiten su transporte de manera sencilla, segura y rápida.

¿Cómo elegir el portabicicletas correcto?

Si alguna vez has tratado de comprar un portabicicletas, te habrás dado cuenta de la gran variedad que existe; si no es tu caso, con echar un ojo a heuts.es podrás darte cuenta. Pero tranquilo, ¡te contamos todo lo que necesitas saber para elegir la opción más adecuada!

Portabicicletas de bola




Este modelo es uno de los más económicos. Sin embargo, para su empleo se precisa de una bola, por lo que si no dispones de ella has de añadirla a la lista de la compra. Es una opción muy práctica, pues permite viajar con hasta cuatro bicicletas, su instalación es sencilla y, por lo general, permiten su plegamiento cuando no lo necesitas. Con ellos, el centro de gravedad del vehículo se mantiene a un nivel bajo, favoreciendo la estabilidad del vehículo, no aumenta el consumo y no supone un riesgo de arañazos indeseados.

Portabicicletas trasero

Esta opción es una de las más compatibles, pues se puede emplear en casi todos los modelos de coches y su coste es económico. Así mismo, también permiten el transporte de varias bicicletas – hasta 4 – y se pueden plegar una vez descargados los biciclos.

Sin embargo, una vez en uso, no permite la apertura del maletero y, además, hay que tener cuidado de no tapar la matrícula y su proceso de montaje suele ser más complejo que el portabicicletas de bola. En este caso, sí que aumenta el consumo del vehículo, pues es menos aerodinámico y resta visibilidad, ya que tapa completamente la luna trasera.

Portabicicletas de techo

Este modelo es el más económico de los tres, pero se precisa la presencia de barras para la baca. Es una buena opción para trayectos cortos y esporádicos, pues afecta de manera notoria la aerodinámica del vehículo, lo cual disminuye la estabilidad y seguridad del vehículo. Así mismo, no es posible su empleo en autobuses o furgonetas o caravanas sin acceso al techo.

Ahora que ya conoces sus características, únete al turismo ecológico. Pero primero, ¿qué portabicicletas eliges?

Comentarios

comments