Viajar en autobús

8 consejos para sobrevivir a un viaje largo en autobús

Normalmente viajar en autobús suele ser nuestra última opción, el avión es mucho más rápido y el tren mucho más cómodo. Sin embargo, si lo pensamos bien el autobús no es más incómodo que el avión, en ambos tienes que ir sentado en un espacio relativamente pequeño y por el contrario es mucho más barato.

Además, otra de las ventajas que tiene viajar en el autobús es que te permite observar los paisajes por los que vamos transitando y a diferencia del tren, el autobús entra en las ciudades permitiéndonos disfrutar del ambiente y la cultura locales y observar la manera de interactuar de las personas. Descubre cómo sobrevivir a un viaje largo en autobús con los consejos que te proponemos.

Cómo afrontar un trayecto largo en autobús

¿Vas a viajar en bus a tu próximo destino de vacaciones? Te traemos unos cuantos consejos que contribuirán a hacer de tu viaje en autobús una experiencia mucho más agradable, especialmente si es un viaje de larga distancia:

1. Lleva diversos tipos de entretenimiento

Al igual que si vas a pasar mucho tiempo en el aeropuerto, esta es una cuestión fundamental si vas a afrontar un viaje largo en autobús. Lleva contigo lo que más te gusta, el reproductor de música, por supuesto el móvil. La tableta o el portátil cargados al máximo (hay autobuses que cuentan con conexiones USB para que puedas mantener cargados tus dispositivos, no dudes en aprovecharlos).

Puedes disfrutar de la lectura sino te mareas, también ver películas o series o jugar a ese juego tan adictivo al que estás enganchado.

2. Controlar el equipaje

Una de las desventajas del autobús es que no contamos con mucho espacio, así que es mejor no llevar mucho equipaje de mano, así la relación con nuestros compañeros de viaje será mucho mejor. Lleva contigo lo imprescindible, es decir, solo aquellas cosas que realmente pienses que puedes usar durante el viaje: documentación, cámara de fotos, ordenador, móvil, algo de ropa de abrigo, algo de comida para picar y algo de bebida, artículos de higiene…


3. Aprovecha para dormir

Especialmente si estás cansado, los asientos del autobús tienen la particularidad de ser reclinables, lo que los convierte en bastante cómodos para echar una buena y reparadora cabezada. Es cierto que los reposacabezas no suelen ser especialmente cómodos, por eso es buena idea llevar con nosotros un cojín cervical. Los hay inflables, lo que quiere decir que a la hora de guardarlos van a ocupar muy poco espacio.

4. Elegir los asientos

Por lo general los asientos pegados a la ventanilla son mucho más tranquilos y además nos permiten ir disfrutando del paisaje. Sin embargo, si necesitamos ir al baño a menudo o estirar más las piernas lo mejor es elegir pasillo. La zona central de los autobuses suele ser la más cómoda, pero eso es ya cuestión de gustos.

5. Aprovechar las instalaciones del autobús

Por lo general los autobuses de larga distancia cuentan con unas instalaciones más completas para hacerlos más cómodos, por ejemplo los asientos se reclinan más. Muchas veces cuentan con Wifi y los hay que ya llevan integrada en los asientos una pequeña Tablet para que los viajeros puedan visionar series o películas, escuchar música o navegar por internet.

6. Mejor acompañado

¿Sueles viajar solo o acompañado? Un viaje en autobús en solitario puede hacerse muy pesado, es mejor ir acompañado porque siempre tendremos así la posibilidad de ir comentando la experiencia o de sacar un buen tema de conversación. Aunque siempre podemos intentar charlar con nuestros vecinos de asiento.

7. Disfrutar de las paradas

Normalmente los viajes de larga distancia hacen paradas cada cierto tiempo, es bueno que las aprovechemos para estirar las piernas y el cuerpo, disfrutar del aire libre y si acaso para asearnos y tomar algún tentempié.

8. Llevar ropa cómoda

Es un requisito fundamental para viajar en el autobús a gusto, dado que vamos a pasar muchas horas quietos lo mejor es llevar ropa holgada y cómoda que nos permita estar a gusto.

Comentarios

comments